Hemeroteca

Los recortes sanitarios han provocado un retroceso en la atención a los pacientes de salud mental

  • 10.10.2014

La reunión de la Mesa de Salud Mental que tuvo lugar en el Colegio de Médicos de Málaga (Commálaga) con asistencia de facultativos y pacientes analizó la situación de la salud mental en Málaga. Precisamente el 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental. Todos los miembros coincidieron en que “se ha producido un retroceso en el  ámbito de la salud mental provocado los recortes en materia sanitaria” y reclamaron “la necesidad de aumentar la ratio de profesionales en salud mental, partiendo del reconocimiento de la labor que realizan todos los profesionales”. Asimismo, solicitaron que exista una mayor coordinación entre el ámbito médico y el social, ya que ambos han de ir de la mano si lo que se desea es una verdadera mejoría del paciente.

La Mesa de Salud Mental de Málaga es una iniciativa del Área de Profesionalismo Médico del Colegio. En esta ocasión acudieron el secretario general del Commálaga, Dr. Manuel García del Río, el presidente de la Asociación de Familiares con Enfermos de Esquizofrenia (Afenes), Miguel Acosta, el director médico del Centro Asistencial San Juan de Dios, Dr. Diego Arenas, el director médico del HH Sagrado Corazón de Jesús, Carlos Linares del Río, el vocal de la Junta Directiva del Commálaga, Dr. José María Porta Tovar, el Defensor del Colegiado del Commálaga, Dr. Juan José Bretón, y la secretaria técnica del Área de Profesionalismo Médico del Colegio, la letrada Aurora Puche.

En el informe de conclusiones, la Mesa estableció la necesidad de dar apoyo a todo el movimiento asociacionista “que tiene una función importantísima en la reivindicación de que los pacientes y sus familias  sean atendidos los mejor posible. Este apoyo no sólo ha de ser económico sino que deben conllevar la simplificación de trabas burocráticas”. Los integrantes de la Mesa recordaron que actualmente la Ley de Dependencia está “prácticamente bloqueada y colapsada” y denunciaron la falta de plazas en centros de media y larga estancia así como en las unidades de Agudos y en las comunidades terapéuticas. Solicitaron además el cumplimiento, tanto en el ámbito público como el privado, de los porcentajes de reserva de plazas que está establecido legalmente para los pacientes mentales.

La próxima Mesa prevé reunirse en breve y al próximo encuentro invitarán a representantes de la Administración ya que consideran que su presencia es decisiva para poder avanzar en los diferentes temas que se plantearon durante el encuentro.

Retos para la población crónica en salud mental

  • Tomar conciencia de que la población no es uniforme, cada persona tiene una necesidad y esto obliga  a la Administración y a los profesionales a superar la  tendencia a hacer “paquetes” y no individualizar las necesidades.
  • El profesional ha de escuchar e intervenir sobre esas necesidades personales y familiares del paciente, con especial  hincapié en atender la dignidad de ese perfil de pacientes.
  • Administración y profesionales tienen que superar la rigidez en el abordaje y trato a las necesidades de estos pacientes.
  • Dar visibilidad a los colectivos más olvidados, como pueden ser pacientes sin techo, pacientes con delitos o jóvenes con trastorno de personalidad, a los que es difícil situarlos en el ámbito de salud o de servicios sociales.
  • Fomentar la prevención y el abordaje de los síntomas negativos de la enfermedad,  desde un entorno más pluridisciplinar, no solo farmacológico y médico
  • Profundizar en el debate sobre la duración de los ingresos en salud mental del paciente agudo y asegurar bien una situación aguda como posible vía para  evitar pasar a la cronicidad.
  • Labor de concienciación respecto a los profesionales de Atención Primaria para el correcto abordaje y seguimiento de causas que inciden directamente en ese índice,  como  obesidad, tabaco, etc.
  • Creación de unidades específicas para pacientes con patología dual, TLP (Trastornos Límites de Personalidad), afectos a trastornos mentales graves y persistentes con problemas de toxicomanía.
  • Las compañías de seguros privados médicos deben tomar conciencia de que para estos pacientes el tratamiento debe ser pluridisciplinar. Es decir, que incluyan coberturas en hospitales de día, terapias psicológicas grupales, atención domiciliaria etc.

Fomentar y trabajar en la posibilidad de un consorcio o colaboración entre las entidades socio sanitarias privadas, por lo menos aquellas sin ánimo de lucro, y la Administración sanitaria. Todos los participantes coinciden en realizar una propuesta de diálogo y colaboración entre el sistema público.

Compartir