Escuela RCP

Necesidad de desfibriladores para revertir cifras de «muerte subita»

  • 13.02.2017

Unas 600 personas tuvieron el honor de acudir a una  charla impartida por el Dr. Josep Brugada (una eminencia mundial en arritmias) que ofreció en Asturias.

 

Nada más presentarse preguntó:

 

-¿Cuántos de ustedes creen que corren el riesgo de morir hoy, aquí, en esta misma sala, a consecuencia de un incendio?

Risas, comentarios, cachondeo. Por supuesto, nadie levantó la mano.

-¿Y cuántos de ustedes creen que podrían estar en riesgo de morir hoy, aquí, en esta misma sala, de muerte súbita?

Los comentarios cesaron de golpe.

-Yo se lo voy a decir. Si ninguno de los presentes tuviera ningún factor de riesgo cardiovascular, la posibilidad de padecer una cardiopatía congénita que pudiera provocar muerte súbita eléctrica (es decir, fibrilación ventricular) sería de 1 de cada 250 personas. Si alguno de ustedes fuma, es hipertenso, tiene el colesterol alto o ha tenido anginas o infartos previos, esa cifra se dispara en relación con la cardiopatía isquémica. Hagan ustedes mismos los cálculos.

Mientras todos nos mirábamos entre nosotros, hizo otra pregunta.

-¿Cuántos extintores pueden ustedes contar en esta sala?

-4.

-¿Y cuántos desfibriladores?

Silencio. Ninguno.

-Tal vez, con un poco de suerte, haya uno en alguna parte del edificio. Pero no apuesto por ello. ¿Me equivoco?

«No», fue el susurro colectivo.

-¿Se dan ustedes cuenta de que hay 4 dispositivos salvadores para una eventualidad que es harto improbable que llegue a ocurrir, y ninguno para una amenaza que es más que real, y que mata a 20 personas al día en España?

Silencio sepulcral.

-Pues mientras no llegue a haber tantos desfibriladores como extintores al alcance de la población, no se podrán revertir las cifras de muerte súbita en este país.

A ver quién es el guapo que refuta estas palabras, por más «argumentos» económicos, políticos o administrativos que quiera emplear.