El virus que ha puesto en jaque al mundo

Cada mañana cuando me despierto pienso que no ha sido verdad. La realidad no deja margen de duda, estamos sufriendo una pandemia que ha puesto en jaque a la sociedad del siglo XXI.

Las calles vacías y los hospitales llenos. Ése ha sido el escenario y nuestro enemigo invisible, que se ha asomado originando dolor y sufrimiento en un mundo que lejos de ser perfecto se ha visto vulnerable a un virus maldito.

Si nos hubiesen dicho hace meses que el confinamiento en casa de millones de ciudadanos iba a producirse un día tras otro, no lo hubiéramos creído, pero así ha sido y el de un silencio roto al atardecer de cada día con un aplauso. ¡Ojalá la sociedad no lo olvide!

Ha sido una experiencia en la que cada uno hemos puesto nuestro esfuerzo, como es el caso del transportista que llevaba alimentos al supermercado o del operario que se afanaba por limpiar las calles. Los veía en los momentos más duros, la segunda quincena de marzo y la primera de abril, cada mañana cuando me dirigía al centro de salud. Todos ellos con una mascarilla que no permitía vislumbrar su rostro y a los que se escuchaba algún suspiro entrecortado. 

En todo este paisaje, está la figura del médico, de todas las personas que con el esfuerzo de su trabajo han posibilitado seguir viviendo.

No somos héroes, que nadie se llame a engaño, los médicos somos personas con una familia detrás, y nuestro trabajo tiene que realizarse con seguridad y con las herramientas necesarias para no contagiarnos y que ello ponga en riesgo nuestra salud, la de nuestros familiares y como consecuencia no poder atender a nuestros pacientes. Una premisa básica que por desgracia no se ha cumplido.

Los sanitarios hemos estado en primera línea de fuego sin los medios necesarios y desde el Colegio de Médicos tuvimos que clamar un ¡Basta ya!

Más de 60 compañeros fallecidos en toda España es una desgracia enorme a la que hay que sumar la cifra de los compañeros afectados por un virus que no ha dado tregua y donde además no podemos bajar la guardia.

Quiero agradecer en nombre de toda la Junta Directiva el gran trabajo que han realizado los colegiados malagueños. Sois un orgullo. También damos las gracia los médicos voluntarios que se pusieron a disposición, aún estando muchos de ellos jubilados, para prestar su ayuda.

Desde el Colegio de Médicos de Málaga, la Junta Directiva, los directores de áreas y delegados comarcales, así como los trabajadores del Colegio, hemos estado en una guardia permanente y hemos intentado poner lo mejor de nosotros mismos.

Hemos exigido material de proteccion, las analíticas necesarias, seguridad en las condiciones de trabajo, asi como contrataciones que permitiesen un trabajo digno.

Además, hemos llegado a acuerdos con la Fundación Bisturí Solidario. Muchas gracias al Dr. César Ramírez y José Antonio Trujillo por habernos cedido material para distribuir mascarillas y trajes EPI cuando resultaba difícil encontrarlo.

Hemos firmado convenios con diferentes empresas. Destaca el realizado para lograr precios mas favorable para la realización de analíticas para detección de COVID e inmunidad para médicos y familiares, que ha sido muy agradecido por la colegiación. Cabe señalar también los acuerdos para conseguir material y desinfección de clínicas con ventajosas condiciones.

Todo ello junto a la presencia constante en las justas reivindicaciones en los medios de comunicación.

La actividad formativa con los cursos online de ‘Actualización en COVID-19’ y ‘Manejo de Diraya’. Desde aquí mi agradecimiento a los ponentes y al Área de Formación del Colegio. En estas últimas semanas hemos puesto en marcha numerosos Webinar con temas de actualidad que nos han permitido llegar a un número muy elevado de compañeros.

Estamos ante un acontecimiento vital estresante de un impacto enorme, una pandemia, y los médicos estamos viviendo angustia por la incertidumbre en la toma de decisiones y por una telemedicina que ha llegado para quedarse y donde hay que encontrar la mezcla perfecta con la medicina presencial.

He vivido muchos momentos de emoción que no olvidaré nunca.

A vuestra disposición como siempre, un fuerte abrazo de toda la Junta Directiva.

Juan José Sánchez Luque

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

El virus que ha puesto en jaque al mundo

lectura: 2 min